Saltar al contenido

Los abogados usan patinetes eléctricos

Los estereotipos son simplemente eso: ideas que uno se hace sobre las personas y las cosas. Y muchas veces nos confundimos por dejarnos llevar por estos falsos criterios. No tiene nada de extraño que los abogados y otros empresarios anden en Patinetes electricos por la ciudad. Un abogado y un patinete eléctrico son cosas que no se contradicen para nada. De hecho, cada vez más el mundo ejecutivo está consumiendo estos equipos. Ya no son solo los jovencitos y los universitarios los que andan en patinetes eléctricos por la ciudad y por el campo.

Actualmente el paisaje urbano está poblado de patinetes eléctricos conducidos por personas bien diferentes entre sí. A veces son jóvenes con facha de estudiantes y otras son esos adultos con pinta de serios que parecen salidos de una serie sobre Wall Street. Y es que los patinetes eléctricos han logrado agradar y ser de utilidad a todo el mundo. Esto ha sido, en parte, por las múltiples ventajas que ofrecen.

Voy a comentaros algunas de estas ventajas. A diferencia de las bicicletas, no hace falta tener un dominio del equilibrio para poder conducir un patinete eléctrico al primer intento. Eso los hace mucho más confiables. Cuando uno se sube por primera vez a un patinete eléctrico siente una seguridad que no experimenta con ningún otro vehículo, ni siquiera con los coches nos da esa sensación de confort.

Otra de las ventajas de los patinetes eléctricos es que son muy ligeros y algunos hasta se pueden plegar. Los patinetes plegables son lo mejor que se ha inventado. Con ellos no existe la preocupación por tener un sitio donde aparcar porque se pueden guardar en cualquier lugar sin ocasionar problemas. Estos son ahora mismo los patinetes más vendidos y los más populares. Por eso los abogados y el sector empresarial completo han migrado a esta forma de traslación, pues les es mucho más llevadero el camino de casa al trabajo.

Hay que reconocer también que las vías se han readecuado para dar paso a este tipo de vehículos. Antes era casi imposible desplazarse en una ciudad en un patinete eléctrico, ni siquiera en una bicicleta. Pero las cosas han mejorado, la verdad, y ya se puede.

Lo cierto es que andar en un patinete eléctrico puede ser hasta saludable. A mí por lo menos me ha servido muchísimo y cada vez que lo uso me siento muy bien.

Publicado enSin categoría

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *